Libro: «Cincuentenario de la Fraternidad Teológica Latinoamericana»

Entre los considerandos para gestar la FTL estuvo, por un lado, el reconocimiento de los asistentes al evento de los esfuerzos misioneros foráneos, y, por el otro lado, la firme creencia en elaborar  “una reflexión teológica pertinente a nuestros pueblos”, para lo cual era imprescindible “tomar en cuenta la dramática realidad latinoamericana, y esforzarse por desvestir el mensaje de su ropaje extranjero”. Los firmantes de la Declaración Evangélica de Cochabamba describieron el horizonte a seguir: “urge una toma de conciencia de nuestra situación. El llamado de la hora es volver a la Palabra de Dios, en sumisión al Espíritu Santo. Es regresar a la Biblia y al Señor que reina por medio de ella. Es cuestionar nuestras ‘tradiciones evangélicas’ a la luz de la revelación escrita. Es colocar todas las actividades de la Iglesia bajo el juicio de la Palabra del Dios vivo. Es obedecer las claras demandas de la Palabra de Dios a anunciar a todos el mensaje de Jesucristo llamándolos a ser sus discípulos, y ser dentro de la compleja realidad social, política y económica de América Latina, una comunidad que expresa el espíritu de justicia, misericordia y servicio que el Evangelio implica”. La generación inicial, y las subsiguientes, han prohijado un cúmulo reflexivo y de publicaciones que son insumos para continuar en la tarea delineada en la reunión fundante, así como estímulo para responder al contexto crecientemente diversificado de América Latina. Medio siglo de vida implica tener una herencia para agradecer, pero también evaluar, con el objetivo de dinamizar la misión reflexiva y responder a los cuestionamientos y expectativas de la intrincada realidad latinoamericana. El reto es el de pensar la fe contextualmente, y, en este sentido, cada generación debe tomarle el pulso a su propia época para no incurrir en anacronismo. 

Scroll Up