Boletín de Reflexión 7: Teopoética y teografías

By Yare Vargas

(…) cuando Luis Cruz-Villalobos titula a su libro Poesía Teológica, cuando se decide a convertir la materia teológica en palabra poética, no está haciendo un trabajo de ornamentación. Sino que más bien, toca la raíz más profunda y la fibra más antigua de la teología, que no es más que la teología siendo poesía antes que doctrina; siendo creación-del-mundo antes que credo, siendo poiesis antes que lógica endurecida, infundiendo palabras de vida y muerte, de sufrimiento y alegría, antes de que las palabras mismas sucumban a la rigidez de la ortodoxia y sus cánones. La teología es canción antes que ser el contenido de una summa o de un concilio.

John D. Caputo

Prólogo del libro Poesía Teológica

EL DIOS-GORRIÓN

Si Dios existiera

Nada cambiaría

Decía Sartre

desde su bizca perspectiva

Pero está claro

que el dios platónico

o el aristotélico

o el no-dios del príncipe Gautama

o el Logos estoico

o el de Spinoza

en fin

Nada podrían cambiar

Tal como el dios deísta

Relojero loco

Parlanchín lejano

Impotente por definición

Apático por excelencia suprema

Ese dios

nada

cero a la izquierda

Definitivamente

Sartre estaba en lo cierto

Cero aporte

Un dios frío y calculador

Impertérrito

Nada

Pero no me podrán negar jamás

que el Dios-gorrión

El Dios empobrecido

El Dios apasionado por su obra de arte

El Dios loco de remate por amor

El Dios mártir

Este y sólo este Dios

lo cambia todo

Todo lo deja en deconstrucción

como los danzarines átomos.

DIOS ENFERMO

Un día Dios se enfermó de cáncer

Comenzó a adelgazar

rápidamente

Ojeras

Voz pastosa

y nadie lo visitaba

en la sala del hospital público

Esa sala fría y alta

con camas metálicas

de un blanco que algún día fue

Dios miraba

a sus compañeros de sala

Todos enfermos del mismo infierno

Todos lejanos

Cercanos a la muerte

Llenos de dolores

como Él

pero en su mayoría acompañados

Dios en cambio

Solo

En una ocasión

despertó justo a media noche

y como nunca

pensó inéditamente

en la muerte

Su muerte

pero no redentora

No muerte simbólica

No muerte mítica ni cósmica

Sino una muerte

como de esas que abundan

Una muerte solitaria

Fría

Vacía y triste

Una muerte absurda

Tragó saliva

Miró por la ventana

y vio un aromo florecido

bajo la luz de la luna

Cerró los ojos

Respiró profundo

y lloró.

INHALANDO TOLUENO

A los niños

del puerto Talcahuano

Era de noche

a las puertas del mercado

del maloliente puerto

Y allí se fue a dormir

Dios omnipotente

Creador del cielo y de la tierra

Curiosamente nadie lo desconoció

y le dejaron un espacio

en medio de los cuerpos

húmedos y sucios

Esa noche fue especial

los niños durmieron tranquilos

Sin sobresaltos sodomitas

Sin frío

Sin hambre

Y el tolueno no tuvo que ver

No fue obra de su magia

Pero Dios esa noche

se sobresaltó con pena y pudor

De frío y de hambre

Incluso se le descubrió inhalando

aquella sustancia milagrosa

que lo alejó unos minutos

de la miseria.

VIEJO DIOS

Dios

misteriosa e inexplicablemente

Considerando su perfecta naturaleza esencial

Un día se hizo viejo

No podía masticar bien

Ya no controlaba esfínter

Empezó a olvidar las cosas

Y a repetir las mismas historias

Sus hijos e hijas

se pusieron seriamente de acuerdo

y lo llevaron a un hogar

donde otros lo cuidarían bien

y allí quedó Dios olvidado

Hoy lo pueden ver charlar

con sus amigos

que a veces andan por otros mundos

bajo las altas dosis de benzodiazepinas

A los que les suele repetir sus aventuras

de cómo esculpió a su querido adán

Cómo se le ocurrió lo del arca

Cómo dividió en mar rojo

Cómo multiplicó los panes

Cómo dejó vacía la tumba

y de cómo un día próximo volverá en gloria

haciendo volar por los aires

lugares como esos

donde lo fueron a abandonar

aquellos y aquellas que Él tanto amaba.

DIOS ILEGAL

A los millones

de indocumentados

Como todos sabrán

Nuestro Dios justo y amoroso

es extranjero

en el planetario sentido de la palabra

Una vez le pidieron sus documentos

y la policía no quedó satisfecha

Además su acento

Su tono de piel

Su aire sospechoso

Todo indicaba que tendría que irse

Ni para turista le daba la medida

Lo tomaron de la solapa

Le registraron hasta los calzoncillos

y lo dejaron en la frontera

Y así de humillado

partió Dios a buscar otro lugar

pero la historia se repitió

Este ilegal de mierda

Qué hace aquí

Vino a robarnos

A ocupar nuestros trabajos

Que se vaya el maldito

Y de frontera en frontera

el Dios único

Creador de la tierra y sus mares

indocumentado

Partía a buscar un hogar

pero nada

Era extranjero en todas partes

Por último

simplemente decidió

usar pasos fronterizos ocultos

y vivir en la clandestinidad.

EL “DIOS” GUERRA

A los niños

de medio oriente

Mientras Dios

El único y verdadero

se vestía de niño

Mefistófeles se puso su traje de luces de neón

y se fue a seducir por la tierra

Se dedicó como siempre

a los reyes del momento

y con sus coimas de poder y gloria

instauró la guerra

Multitudinaria e infernal

Insoportablemente memorable

Y Dios

allí estaba

Vestido de niño

llorando junto a otros

mientras sonaba la sirena

de los bombardeos

Cuentan que estaba en un refugio

cuando los verdugos libertarios

arrojaron el misil exacto

justo por la chimenea

(ya se elogiarían a sí mismos

por tanta puntería)

e hicieron volar en pedazos los cuerpos

de todos los niños y niñas

que aquel día

se ocultaban allí del infierno

y que no entendían

ni entenderán por la eternidad

toda guerra.

HUERFANO Y VIUDA

A Ernesto Cardenal,

por ejemplo

Cuentan que Dios

El mismo que hizo danzar

el primer átomo de hidrógeno

y que sabe el número

de todos los sistemas de galaxias

Suele visitar a los huérfanos

y a las viudas

por las noches

Les susurra una canción

en el oído

Les besa la frente

y se va triste

anhelando hacerse carne

Hacerse padre/madre palpable

Hacerse esposo/esposa visible

pero ya no puede

Es otro el proyecto

Por ello

parte raudo

como viento espectral

a susurrar la misma tonada

al oído de los que le tienen

un amor extremista

Indiscriminado

Hondo

y que están y han estado dispuestos

a ser los padres/madres/esposos/esposas

de los desolados de la tierra.

Luis Cruz-Villalobos


writing_poetry

 

Selección del capítulo Dios Mendigo, de Poesía Teológica (Hebel Ediciones, 2015).

Versiones online https://vu-nl.academia.edu/LuisCruzVillalobos

Web www.benditapoesia.webs.com